El anti-ídolo. Ensayo y crítica sobre los ídolos contemporáneos.

Creado: 31/1/2012 | Modificado: 15/3/2014 1399 visitas | Ver todas Añadir comentario



 

¿Gran deportista/personaje = gran persona? Conclusiones

Después de todo este rollo místico concluyo sugiriendo que la definición de Gran Persona deberíamos utilizarla con mucho más tiento y mesura. Una Gran Persona debería crear una onda expansiva transformadora a su alrededor en base a la profundidad de sus palabras, la coherencia de sus creencias, la enjundia y alcance de sus compromisos u obligaciones o la notoriedad en la resolución de conflictos. Debe en pocas palabras, mejorar el espacio vital en el que habita. Si no es ese el caso entonces, la anterior definición no sólo se antoja volátil y caprichosa, sino que aglutina en su definición la fórmula específica de próximos desastres. Resulta peligrosa. Sí, peligrosa. Y no, seguramente no deberíamos ser tan audaces como para definir a estos fenómenos de masas de “grandes” o “buenos” ejemplos, quizás sí de divertidos, entretenidos, graciosos, sensuales, emotivos, pero quizás no de grandes. Son arquetipos en muchos casos mediocres y con muchas “taras de fabricación”. Yo, si fuera usted una vez usados “devolvería el casco” al fabricante. Quién sabe, igual se gana un eurito.

Pero claro, voy entendiendo. No era ese el objetivo ni de un prestidigitador de masas, de mesas o de musas, ni de una buena educación, ni de esas defectuosamente calificadas como “grandes personas”, ni por supuesto tampoco de las religiones, ni de la madre, virgen o no, que los parió a todos. El objetivo era meter pelotas en el maldito agujero o portería al ritmo trepidante de una tía buena cantante, que seguro pero seguro se contonea semidesnuda, mientras las grandes empresas se matan por lucir su logotipo en su camiseta, en el sujetador o en el tanga, los aficionados apuestan por su victoria o derrota en betnosequepuntocom al tiempo que se emborrachan en una cantina succionando la cerveza que ha invertido más millones en publicidad y gritando desaforadamente contra el tipo vestido de negro o comentando qué macizorras y follables están todas las chorbas de los anuncios. Más arriba un ente superior sigue insuflando a sus acólitos la biblia de sus gaseosas y hediondas certezas, obligándoles a cumplir el juramento inviolable, el de seguir adorando a todos sus flamantes criaturas de clase “Vip” o “Premium” que son las que rigen y dirigen el mundo del despelote (valga la ocurrente expresión) a su gusto. ¡Y hay del que se desvíe y tenga una actitud medianamente cosmopolita y sensata, a ese le tildarán de tipo raro o friki y se lanzarán en masa a por él con el fin llevarlo por el buen camino, de evangelizarlo como “dios manda”!

Tranquilos, luego vino la Logse en España y arregló todo este desaguisado. ¡Qué alivio!

Notas sobre la Logse y la educación:

¿La Logse arregló algo no? ¿Los “profes” están contentos verdad? Igual debo de renovar mis fuentes. Un colega me soplaba hace un tiempo un chocante comentario. No sé muy bien por qué: “A los de la Logse deberían confinarlos un tiempecillo en Alcatraz”. Quizás la Logse fuera una proposición (¿indecente?) de algún avispado político con el objetivo  (¿maquiavélico?) de reducir el bagaje intelectual de las personas al mínimo porque como todos sabemos, la facilidad para engañar a un individuo se correlaciona con la agudeza intelectual y carga cultural asimilada por el mismo. En palabras menos cultas, cuanto más inculto y gilipollas es uno más fácilmente influenciable resulta. La cosa salió de cine. Espectacular. Éxito total y absoluto. Ya éramos bastante iletrados antes, ahora con la ayuda de los poderes fácticos hemos perpetrado un atentado contra los que delimitaban la línea divisoria entre lo aceptable y lo descabellado, les hemos obligado a eliminarla. Ya no existe límite para el despliegue de actitudes ñoñas, necias, insulsas, desordenadas, caprichosas, ostentosas, absurdas, patéticas, etc. Yo pensaba que la aparición de este escenario era una quimera, pero me equivoqué. ¿Para cuándo una secuela? ¡La Logse 2.0, próximamente en todas las aulas de España! ¡Échense a temblar! Un sabio consejo: ¡Saquen a sus hijos de los colegios públicos y privados! Por cierto, ¿qué les parece incluir la historia del fútbol entre las asignaturas troncales? En fin, un par de Logses más y lograremos desprendernos del maldito estigma, ese que reza como definitorio en nuestra especie evolutiva: “homo sapiens”. “Homo frivolus”, “homo hedonistus”, “homo mentecatus”, “homo dineritus”, “homo peloterus”, etc serían acepciones más consonantes con nuestro nueva inaugurada naturaleza.

Un día sé que despertaré y todo lo que contemplo (y he leído) no estará ocurriendo. ¡Mafalda te necesitamos, tenemos que cambiar esto! ¡Andetasmetío!

Hablando de Mafalda, disfruten con las siguientes frases "célebres" de algunos de los protagonistas del genial cómic de Quino.
Dicen que el hombre es un animal de costumbres, mas bien de costumbre el hombre es un animal.
Mafalda (personaje de Mafalda, autor Quino)
Amo a la Humanidad, lo que me revienta es la gente.
Susanita (personaje de Mafalda, autor Quino)
Comienza tu día con una sonrisa, verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo.
Libertad (personaje de Mafalda, autor Quino)
Para mí lo que está mal es que unos pocos tienen mucho, muchos tienen poco y algunos no tienen nada. Si esos algunos que no tienen nada tuvieran algo de lo poco que tienen los muchos que tienen poco... Y si los muchos que tienen un poco tuvieran un poco de lo mucho que tienen los pocos que tienen mucho, habría menos líos. Pero nadie hace mucho, por no decir nada por mejorar un poco algo tan simple.(1)
Libertad (personaje de Mafalda, autor Quino)
Nadie pueda amasar una fortuna sin hacer harina a los demás.
Manolito (personaje de Mafalda, autor Quino)

(1) Si es usted capaz de leerlo entero, de un tirón y sin equivocarse le doy un gallifante.





Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos