El anti-ídolo. Ensayo y crítica sobre los ídolos contemporáneos.

Creado: 31/1/2012 | Modificado: 24/3/2014 1567 visitas | Ver todas Añadir comentario



 

Ídolos. Héroes por la ética de sus comportamientos.

Caso famoso y sangrante es el de Marylin Monroe, uno de los principales símbolos sexuales de todos los tiempos, por tanto una ídolo en toda regla.

Los prolegómenos de su éxito apuntan a la puesta en funcionamiento de sus músculos bucales o linguolabiales que ejercían un efecto similar al de un “arma de felación masiva”, según explica Juan Pando en “Hollywood al desnudo”. “Tan notoria era su especialidad sexual que ella misma confesó que sus primeros años los pasó ‘de rodillas’”.

Este suceso no es una paradoja aleatoria, en realidad, los puestos de privilegio en empresas ligadas al espectáculo (y no-espectáculo también) no necesariamente casan con una ética honorable ya que el primer (y a veces único) fin de una empresa es que la gráfica de beneficios muestre altos picos. Así es lógico deducir que un gran puñado potentados campeones no lo son por hacer gala de valores tales  como integridad, honradez o lealtad. Un consejo, podrían hojear “Ética para Amador”(1) , de Fernando Savater. A ver si retienen algunas líneas de las enseñanzas del maestro.

En realidad, los mandamases de la gran mayoría de empresas no solicitan un fiable currículum ético a ningún candidato. Incluso un historial delictivo importante tampoco, en muchas ocasiones, será causa utilizada contra su persona. Dado el caso siempre puede optar a interpretar el papel de malo-malísimo en un largometraje hollywoodiense. O aspirar a liderar un grupo de rap, rock, hip-hop, trash metal, etc. O quizás a vomitar su relato en algún grasiento programa vespertino.

La integridad y la ética dejémosla como tema de debate para filósofos barbudos como el señor Savater. Por otra parte, como hemos comprobado en otras secciones, el número de triunfadores adheridos al consumo de drogas, alcohol o el gusto por el escándalo público es innumerable. Seamos serios, ser buena persona no vende periódicos ni atrae fans ni genera más beneficios para las empresas. Y lo de tener limpia la conciencia no parece un argumento suficiente contundente para detener a un ejército de ambiciosos, codiciosos y ególatras porfiando por alcanzar la gloria, la "perfección".

Concluimos, la ética, los principios e incluso la cultura, son más bien un estorbo para obtener notoriedad multitudinaria. No son por tanto estos ídolos los idóneos para abanderar ese estandarte.


(1)
Es este un interesante libro orientado a los adolescentes, quizás por tanto de nivel intelectual un poco “elevado” para que un ídolo de masas decida escrutar sus páginas, más aún para que las asimile. Para tal fin ya disponen del del Marca, el As o el Hola, así como otras decenas de publicaciones de similar calado. Dada esta remota hipótesis podría ocurrir que se desintegrara al igual que la materia se desarticula al reaccionar con la antimateria. Al ser antitéticas al contraponerlas explosionan dejando atrás un chispazo de energía. Creo que pillan la analogía. Además el librito de marras fue escrito por un “filósofo” (sí, queridos lectores, todavía queda algún loco suelto por enjaular) que habla de una cosa llamada “Ética”, “palabros” ambos desterrados hace años de esta sociedad donde premia la apariencia (lo falso) sobre la esencia (lo real y verdadero). No lo compre pues. Ni se le ocurra. Igual usted también acaba descomponiéndose en una nube de polvo. Las posibilidades de que ocurra este terrible acontecimiento aumentan exponencialmente si ha estado expuesto largas horas a la radiación que emanan estos señores que aparecen en las reseñas de los periódicos sensacionalistas. El contenido que aparece en ese tipo de libros (y otros ensayos) es muy tóxico y perjudicial, ciertamente podría inducirle a un proceso de deliberación introspectiva y modificar sus expectativas e ideales como ser humano ¡¿No le parece terrible?!






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos