El anti-ídolo. Ensayo y crítica sobre los ídolos contemporáneos.

Creado: 31/1/2012 | Modificado: 23/3/2012 1586 visitas | Ver todas Añadir comentario



 

Comida-basura. Patrocinios-basura. Notas.

Información sobre comida basura:

Este tipo de comida desencadena en el cerebro respuestas similares a la adicción que causan drogas, como el tabaco o la cocaína. Para demostrarlo, los científicos realizaron un experimento con ratas a las que convirtieron en comedoras compulsivas de «comida basura». Los investigadores alimentaron a los animales de laboratorio con el tipo de comida que favorece la obesidad en los humanos, comida rica en grasa y calorías como las salchichas, el bacon o las tartas. Poco después de que el experimento arrancara, los animales empezaron a engordar drásticamente. Tomaron el doble de calorías que otro grupo de ratas que actuaba como control. Al devolver a las ratas obesas a su dieta habitual -la opción ensalada, como llamaron los científicos- lo rechazaron. Preferían no comer y durante dos semanas casi dejaron de hacerlo por no tener su comida preferida.

Para demostrar que las ratas se habían convertido en auténticas adictas a la comida, los científicos utilizaron descargas eléctricas. Un adicto real, sea rata o humano, consumiría también de forma compulsiva su droga incluso sabiendo que es dañino. De manera, que entrenaron a las ratas con estímulos de luz y descargas eléctricas en las patas. La luz significaba que la rata podía recibir una descarga. Cuando se encendía, las ratas delgadas dejaban de comer la comida basura más deliciosa; las obesas, acostumbradas a la dieta hipercalórica, continuaban comiendo.

Cuanto más comían, menos eficaz era la respuesta de placer que se desencadenaba en el cerebro, de manera que debían tomar cada vez más cantidad para encontrar satisfacción. «Los animales perdieron completamente el control sobre su conducta alimentaria», explicó Paul J. Kenny, autor principal de la investigación. «Siguieron comiendo sin parar aunque sabían que podían recibir descargas eléctricas». La investigación también encontró otro paralelismo con la adicción a las drogas. Como sucede con los toxicómanos, los niveles de receptores de dopamina (un neurotransmisor que se libera en el cerebro ante experiencias placenteras) disminuyeron en las ratas con sobrepeso.
Fuente: http://www.abc.es/20100329/sociedad-sanidad/comida-basura-adictiva-como-20100329.html


La comida basura o comida chatarra contiene, por lo general, altos niveles de
grasas, sal, condimentos o azúcares (que estimulan el apetito y la sed, lo que tiene un gran interés comercial para los establecimientos que proporcionan ese tipo de comida) y numerosos aditivos alimentarios, como el glutamato monosódico (potenciador del sabor) o la tartracina (colorante alimentario). Potencialmente todos los alimentos son perjudiciales para la salud si se abusa de su consumo, pero los que se consideran comida basura lo hacen en mayor medida por necesitarse menores cantidades para producir efectos adversos, o por consumirse en mayores cantidades, dada su facilidad de consumo (comida rápida) o el prestigio social de su consumo (ligado a formas de ocio juvenil). También puede ocurrir que determinados grupos de población, o los que padecen determinadas enfermedades previas, sean más sensibles a sus efectos.

Suele relacionarse el consumo de comida basura con la
obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes del tipo II, las caries y la celulitis. La comida basura (chatarra) le brinda al consumidor grasas, colesterol, azúcares y sal, mientras una verdadera comida debe proveer fibras, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales necesarios para el rendimiento del cuerpo. No podemos decir que la obesidad y enfermedades adyacentes, son causadas en su totalidad por la comida chatarra, pero sí es un factor principal del problema masivo de obesidad en los niños. Un combo grande de comida chatarra (hamburguesa doble con queso, papas fritas, bebidas y postre) puede contener 9200 kJ (2200 kcal), las cuales, a una tasa de 350 kJ (85 kcal) por milla, requerirían un maratón para ser quemadas. Otra posible causa de la obesidad es la vida sedentaria que han adoptado los niños en la actualidad, fatal combinación para su salud.

Hoy día por lo general vemos en los niños problemas de nutrición. Esto contribuye a problemas sociales y psicológicos en el desarrollo del niño. El índice de obesidad, problemas cardiacos y hasta repercusiones psicológicas se ven reflejadas en los niños a causa de la malnutrición que impera en la sociedad moderna estadounidense. El mecanismo de propaganda de los restaurantes de comida rápida hace que este índice tenga más revuelo, creando así graves problemas de salud en los niños.

El gran poder de la influencia publicitaria, crea un desplazamiento de valores nutricionales que cualquier
niño necesita en su desarrollo, causando así los problemas antes mencionados. La comida chatarra en sí, es una mercancía, que a los ojos de las industrias debe venderse a gran escala para obtener lucro de ella, no importa el valor nutricional de la misma, sino la mayor cantidad de ventas posible. La comida chatarra es reflejo de una economía que se basa en una sociedad capitalista y consumista. Por eso, desde muchos puntos de vista, la comida chatarra es un daño y no un bien para la sociedad.

Si una persona consumiese comida basura (o chatarra) todos los días tendría más probabilidades de padecer enfermedades sanguíneas, obesidad, diabetes y colesterol alto. No es lo mismo si esta comida se consume una vez a la semana, que todos los días. Las consecuencias pueden ser irreversibles y hasta lamentables. Los hábitos alimenticios que hemos adquirido con el tiempo y la vida moderna, se han transformado en un hábito que atenta contra la salud. Algunos de alimentos chatarra, comunes en muchos hogares son: hamburguesas, salchichas, patatas fritas, productos congelados para la preparación en microondas, bebidas gaseosas, dulces entre otros.
¿Si son tan dañinos para nuestro cuerpo y sabemos lo que pueden causar en gran consumo, por que seguir consumiéndolos? Este tipo de comida es muy popular por lo sencillo de su elaboración (sometida habitualmente a procesos industriales) y conservación (en muchos casos no necesita refrigeración y su fecha de caducidad suele ser larga), su precio relativamente barato, su amplia distribución comercial que la hace muy fácilmente accesible y la presión de la publicidad. También porque no suele requerir ningún tipo de preparación por parte del consumidor final o ésta es escasa, es cómoda de ingerir y tiene una gran diversidad de sabores.
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Comida_basura (extracto)






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos