El anti-ídolo. Ensayo y crítica sobre los ídolos contemporáneos.

Creado: 31/1/2012 | Modificado: 17/3/2014 1518 visitas | Ver todas Añadir comentario



 

Falta de objetividad. Deportes de masas.

Si nos atenemos únicamente al periodismo deportivo, calificado comúnmente de segundo nivel, la objetividad pierde su digno nombre allá donde empieza la defensa del equipo de turno. Las polémicas incendiarias y los debates subidos de tono se suceden día tras día. El propio periódico Marca, referente en España a nivel deportivo, fue capaz de repetir hasta la extenuación su titular de “Barça del canguelo” al considerado por entonces por muchos entendidos como el mejor equipo de la historia. El equipo culé arrasó y maravilló con su juego preciosista allá por donde fue. El “canguelo”, adjetivo en las antípodas de lo que representaba, fue la denominación de origen que los periodistas “marquistas” acordaron en elegir.

Por si este “descalificativo” no fuera suficiente a su equipo directivo, acérrimo defensor del equipo del centro de España, le encanta repetir hasta la extenuación cualquier acción arbitral que favorezca al equipo rival (el blaugrana) con el fin de restarle méritos a su victoria. No importa que este arrolle al contrario, siempre encuentra un modo de censurarlo. Si es necesario revisan el vídeo, estudian las imágenes y las más sospechosas saltan a la portada con de forma grandilocuente y así se repiten días tras día para crear una polémica desestabilizadora. Penalties discutibles, fueras de juego, posibles manos, faltas sin tarjeta, que el entrenador se ha levantado con legañas, etc. A todo esto, el entrenador merengue coopera reiteradamente en criticar a cualquier contrario, federación o árbitro que no le caiga bien. Todo vale para obtener una misérrima ventaja aún a pesar de destruir su “señorío” o consolidada reputación. Son estos otros tiempos, no los de Santiago Bernabeu. Señor, permanezca en su féretro, mejor no levante la cabeza.

Continuando con el Marca, si las acciones por el contrario perjudican al club rival las minimiza o sólo las comenta escondidas en letra pequeña, como “por obligación”. Si se sigue este proceso es probable que si el Barsa (o equipo rival) ganase la liga y la Champions League, la portada fuera algún cambio de look del tal Ronaldo, los motes o seudonombres con los que jocosamente se conocen a los jugadores madridistas dentro del vestuario o si Mourinho ficharía por el Málaga cuando se le pueble el pelo de canas. Si no puedes con el rival niégale las virtudes o cambia de tema. Sin embargo no engañan a nadie, sólo a los más fanáticos: miles de comentarios acusadores se pueblan por sus foros restregándoles su grotesca e indigerible parcialidad. (1)

(1) Afortunadamente en los últimos meses parece que ha habido un ligero cambio en la línea editorial y aunque la subjetividad para con el equipo madridista es más que obvia, al menos no produce tanta “vergüenza ajena”.

Así educa este periódico a sus lectores: minimizando los logros del equipo rival y falseando sus triunfos. La envidia es tan traidora que carcome las mentes débiles y devuelve subjetividad a la pluma del más excelso informador.

Pero esta tendenciosa manera de proceder no debe sólo atribuirse al Marca, ¡ni muchísimo menos!, la prensa de carácter amarillista, u órdago al análisis imparcial, es muy utilizada por multitud de publicaciones. E in crescendo. Qué penoso es encontrar tal falta de ecuanimidad en tantos periódicos de tirada nacional. A veces da grima leer algunos reportajes o columnas de opinión: parecen escrito por un aficionado radical o ultra-sur a sueldo.

La regla consensuada es lapidaria: o estás con nosotros o contra nosotros, o eres nuestro amigo o estás contra nosotros. No hay medias tintas, ni objetividad. Tristemente pues, la deportividad como acto de confraternización o de caballerosidad se diluye ante el ansia enfermiza por obtener una misérrima ventaja que otorgue la victoria.

Ganar es lo único, y las malas artes son parte indivisible de este juego de adultos sin escrúpulos.






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos