Patada en los huevos

Creado: 22/3/2012 | Modificado: 20/9/2012 2032 visitas | Ver todas Añadir comentario



 

Patada en los huevos.

Imaginemos que soy un profesor en un aula con jóvenes estudiantes.

- Pepito, ¿qué pensarías si te preguntara: "Te apetece que te dé una patada en los huevos"?
- Pensaría que estás fumado o mal de la olla.
- Si además te dijera que "no lo voy a hacer gratis, si no que me vas a pagar por ello"
- Pensaría que realmente estás mal de la cabeza.
- Y si además te propusiera propinarte una patada todos los días de la semana y que además te cobraría repetidamente ya que tal acción me cuesta un esfuerzo y por supuesto no pienso ejecutarla gratuitamente.
- Propondría que visitaras a un psicólogo o un psiquiatra.
- ¿Y si decidiera montar una empresa y enriquecerme con "tales actividades"?
- No se te debería de permitir en ningún caso.
- Pues hay culturas donde semejantes "actividades" ocurren.
- Te lo has inventado con seguridad.
- MM, es posible, pero si existiera tal cultura, ¿qué pensarías si sus componentes pagaran y enriquecieran a alguien cuyo empresa o actos cotidianos consistieran en aplastarles los cataplines regularmente?
- Quizás que es una cultura plagado de idiotas. Como para cachondearse de ellos.
- Y los demás, ¿qué pensáis al respecto?
- Lo mismo, pensaríamos que son una panda de gilipollas o algo por el estilo, ¡sólo un pringado puede admitir que le peguen sin quejarse y más aún enriqueciendo al que le pega! Lo normal sería devolverle la patada más fuerte, ¡no hacerle rico! ¡Hay que ser pringado! ¡Tendríamos que ir nosotros a hacerles entender!
- ¿Y si en esa supuesta cultura los afectados mostraran una pose de satisfacción y no atendieran a razones y que afirmaran que son muy sabios, que saben perfectamente lo que hacen y que quieren que les dejen en paz?
- Allá ellos. ¡Podríamos visitar esa supuesta sociedad y reírnos de ellos! ¡Ja, por dios, qué mataos!
- O sea que pensáis que son gilipollas y masoquistas, que deberían aprender a devolver los golpes, y que es de locos además enriquecer al agresor, ¿verdad?
- ¡¡Así es!!
- Parece que hay unanimidad en esta conclusión.
- Claro, es obvio, ¿es que acaso puede haber otra respuesta sensata? Es de una lógica aplastante, no hace falta ser muy listo para verlo. ¡No sé ni cómo demonios nos planteas este debate! ¡Es ridículo!
- Yo también estoy de acuerdo.
- En serio, ¿a qué viene hablar de este tema?... ¿qué estás tramando?


30 segundos de silencio. De nuevo, formulo una pregunta...

- ¿Alguien fuma?
- Pues... yo... sí. Yo... también... No, yo no... Ni yo...
Más silencio. Caras de reflexión, incredulidad y asombro.
- Eh.... ¡¡No es lo mismo!!
- ¿No lo es? Probablemente no, los efectos nocivos del tabaco son casi con seguridad mucho más mortíferos, además con unos componentes ciertamente dañinos si no letales a largo plazo. Más aún, no sólo permites que los cigarriollos te dañen las entrañas, si no que desembolsas dinero para satisfacer un hábito que sólo muestra tu falta de seguridad en ti mismo, tu inmadurez y dependencia psicológica. Luego te autoengañas para no admitir tal ruinoso negocio, que además repites periódicamente. Es decir, enriqueces a la industria que agrede tu organismo, luego, probablemente no atiendes a quienes te ofrece argumentos racionales para dejarlo y por si esto no fuera suficiente tienes las agallas de declarar que "no tiene tanta importancia","de algo hay que morirse" y millones de otras excusas que demuestra un pensamiento masoquista e irreflexivo. No, no es lo mismo, es peor. Lo más hilarante, y que es para morirse de risa, es creerte que por empezar tal denigrante hábito tienes que ser "un valiente". Se puede ser ingenuo y tonto, ¡pero no tanto por dios!
- Pero... joer...
- ¿Cómo llamabais a los habitantes de aquél mundo inventado?
- ¡Gilipollas!
- Ahora después de esta lección ya conocéis un poco más el significado e influencia que puede tener la cultura y el entorno, en este caso sus efectos negativos. Sus enseñanzas pueden literalmente destruiros, relegaros a simples autómatas, tomaros el pelo o hacer que os creáis cualquier mamarrachada si esta se reviste con argumentos que el entorno entiende como plausibles. Un actor famoso con un pitillo en una película taquillera, o simplemente una amiga o amigo atractivo o con personalidad que secunde ese espantoso hábito puede destruir cualquier tipo de argumentación más o menos lógica o racional. Somos animales sociales, al final lo que cuenta es pertenecer a un grupo, ser aceptado, imitar a quienes tienen carisma, si con ello hemos de autolesionarnos, degradarnos o actuar de manera estúpida o malsana algunos lo haremos con gusto. Quizás en un futuro, salga alguna moda donde la gente le dé por aporrearse la cabeza... Pagando claro está.
- Vaya... Menuda lección nos acabas de dar...
- Chicos, chicas, haced lo posible por adheriros siempre a causas constructivas y no permitáis jamás que se os tome el pelo de esa manera. Al principio quizás os sentiréis bien, más libres y maduros, pero esa sensación fraudulenta de vencer algunas batallas sólo sirven para obtener grandes pérdidas en el futuro.

Elegid, en la medida de lo posible, siempre modelos y hábitos constructivos. Y si tenéis que pagar por algo que sea para divertiros sin degradaros o para aprender cosas de provecho. Y recordad: "Quien logre divertirse aprendiendo,
logrará tener una vida provechosa y a la vez divertida." "Quien sólo logre divertirse degradándose (drogas, alcohol, sexo sin control), se volverá dependiente de esos hábitos, presa de sus efectos nocivos y nunca en realidad será libre."






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos