Efectos de la televisión y la publicidad en los niños

Creado: 28/4/2012 | Modificado: 30/1/2013 3084 visitas | Ver todas Añadir comentario



Efectos de la televisión y la publicidad en los niños.
 
Efectos de la TV en niños y adolescentes: Recomendaciones para los padres
Texto: http://www.ocu.org/efectos-de-la-tv-en-ninos-y-adolescentes-recomendaciones-para-los-padres-s343544.htm

Desde hace 15 años, la Academia Americana de Pediatría (AAP) ha venido mostrando su preocupación por la cantidad de tiempo que los niños y adolescentes pasan frente al televisor y los contenidos que en ella contemplan.

Según el estudio Nielsen sobre medios de comunicación, un menor estadounidense medio pasa casi 3 horas diarias frente al televisor. Si añadimos el tiempo que dedica a los videojuegos o a ver películas en vídeo, la cifra supera las seis horas y media.
 


Aunque algunos programas de televisión pueden promover aspectos positivos como los buenos modales y la cooperación, otros pueden provocar perjuicios para la salud física y mental. Según la AAP, los estudios científicos han demostrado efectos negativos sobre el comportamiento (violencia y agresividad), la sexualidad, el rendimiento académico, la propia imagen y la percepción del cuerpo, la nutrición, la obesidad y el consumo de alcohol o de drogas. De hecho, el Estudio Nacional de Violencia Televisiva muestra que dos tercios de todos los programas contienen violencia.

Para afrontar este problema, la Academia propone consejos que se les pueden dar a los padres:
1. Limitar el tiempo medio de televisión y otros medios audiovisuales a una o dos horas de programación de calidad al día.
2. Retirar los televisores de las habitaciones de los niños.
3. Procurar que los menores de dos años no vean la televisión y animarles a practicar actividades que estimulen el desarrollo cerebral: charlar, jugar, leer...
4. Controlar los programas que están viendo los niños y los adolescentes. Elegir los de contenido informativo y educativo.
5. Ver la televisión con los niños y aprovechar los programas para iniciar debates acerca de los valores familiares, la violencia, el sexo, las drogas...
6. Utilizar los vídeos y DVD para grabar programas educativos.
7. Apoyar los programas educativos en los colegios acerca de los medios de comunicación.
8. Animar a los niños a desarrollar otras actividades como la lectura, el deporte o los hobbies.



La influencia de la televisión en los niños
Texto: http://www.volveraeducar.com/television/pautas/violencia/tiempo/limites/11.htm 

Cuántas veces hemos oído hablar del uso abusivo que hacen muchos niños de la televisión, cada vez que lo oímos pensamos que hemos de mejorarlo. Creo que muchos padres tienen la intención de hacerlo, de poner unas pautas y límites para ver la televisión pero muchas veces después de poner y explicar estas pautas a sus hijos no las cumplen por varios motivos.

Cuando los niños son pequeños quizás están más controlados en este aspecto, los padres están más pendientes de ellos y ellos no tienen la necesidad de mirar tanto la televisión, se divierten más jugando o haciendo otro tipo de actividades. Pero cuando ya son más independientes y no requieren constantemente de la atención paterna es cuando empieza el problema.

 

Actualmente en muchos hogares los padres no tienen la posibilidad de estar en casa por las tardes al finalizar el colegio, el amplio horario laboral o las familias monoparentales son algunas de las causas de este hecho. Los niños llegan a casa después del colegio o se levantan pronto los fines de semana cuando sus padres todavía no lo han hecho y deciden poner la televisión, sin que nadie les pueda decir si es el momento o no es el momento de hacerlo, aquí no hay límite ni control, el niño puede ver lo que quiera, sin poder advertir si existe violencia en lo que está mirando.

Las imágenes de violencia reiteradas que se pueden ver en las películas o en los programas de noticias, repercuten negativamente en la agresividad de los niños llegándoles a ser insensibles al horror de la violencia.

En este momento es necesario poner unas normas, unas pautas ya que si no es aquí cuando la televisión se puede convertir en una mala influencia para los niños, ya sea por la violencia sin tapujos que se ofrece, por el consumismo que se brinda, etc.

La televisión puede ofrecerles un mundo muy lejos de la realidad que les cree confusión y quieran imitar aquello que es inimitable, hemos de saber que los niños establecen hábitos permanentes y características emocionales, a través de la imitación y la identificación.

Pero también es importante remarcar que la televisión educa, que puede ser un poderoso instrumento de enseñanza, pueden asimilar conceptos que les entran por los sentidos de una manera rápida y fácil. La televisión bien empleada puede reforzar hábitos y potenciar valores. Los padres han de ser conscientes de estos aspectos positivos y:

- Mirar los programas con sus hijos o estar con ellos en algunos momentos que dure la programación elegida.
- Escoger correctamente los programas según las edades de los niños.
- Poner límites al tiempo que se mira la televisión.
- Apagar la televisión en los momentos de comida así como en los momentos de estudio. La televisión ha de estar encendida solo - en los momentos que se quiera mirarla, no ha de ser un acompañante constante en la casa.
- Evitar programas que puedan tener una carga de violencia innecesaria para un niño.
- Grabar programas educativos que se elijan para verlos en cualquier momento.

Estas pautas podrán ayudar a no hacer un uso abusivo de la televisión ya que si se sabe hacer servir correctamente la televisión puede ser un gran aliado educativo para nuestros hijos.

Escrito por: Patricia de la Sierra Diez

 


Los efectos de la televisión en el desarrollo social y emocional de los niños.
Texto: http://www.guiainfantil.com/educacion/efectostele.htm

El tiempo que un niño pasa frente al televisor es tiempo que le resta a otras actividades importantes como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social.

Los niños también pueden aprender cosas en la televisión: unas pueden ser educativas y otras inapropiadas o incorrectas. En la mayoría de las ocasiones, los niños no saben diferenciar entre los contenidos que les vienen bien y los que no, del mismo modo que su ingenuidad hace tengan dificultades para distinguir entre la ficción presentada en la televisión y la realidad.

Cuando los niños están viendo un programa de televisión, están también bajo la influencia de numerosos anuncios comerciales, algunos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas de preparación rápida y juguetes.

Los niños que ven demasiada televisión están expuestos a un mayor número de riesgos para su desarrollo intelectual y emocional. Algunos de ellos son los siguientes:

 

- Sacar malas notas en la escuela. Sucede al dedicar más tiempo a la televisión que a los deberes y al estudio.
- Leer menos libros. Demasiada televisión resta tiempo a la lectura.
- Hacer menos ejercicio físico. La televisión supone un grave peligro de sedentarismo para los niños.
- Tener problemas de sobrepeso. El sedentarismo unido a un mayor consumo de snaks y productos calóricos durante el tiempo que pasan sentados delante de la televisión puede aumentar su riesgo de obesidad.
- Convertirse en niños pasivos. La celeridad con la que pasan las secuencias de las imágenes en televisión puede hacer perder a los niños por otros juegos tradicionales, que para ellos, se convierten en lentos, aburridos y sin interés.
- Entender parcialmente lo visto. La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género, y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los niños son impresionables y pueden asumir que lo que ellos ven en televisión es lo normal, seguro y aceptable. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento y actitudes que pueden ser abrumadores y difíciles de comprender.


La publicidad en la televisión y los niños

Los niños son los grandes explotados por la publicidad en la televisión. Los fabricantes de juguetes ganan millones cada año por lanzar al mercado sus productos para niños. Los fines de semana y las vacaciones son sus temporadas preferidas, cuando se generan aún más beneficios económicos. Además, la publicidad televisiva proyecta estereotipos relacionados a aspectos raciales, sociales, culturales, sexuales, así como también hábitos alimentarios.

Según estudios norteamericanos, se emiten una media de 23 publicidades por hora, que sugieren cereales, galletas, comidas rápidas, refrescos y golosinas. Ese excesivo número de anuncios comerciales que sugieren alimentos está relacionado con la obesidad infantil.

Por otra parte, la exagerada representación de imágenes corporales perfectas puede contribuir al problema de la anorexia nerviosa, sobre todo, en adolescentes, debido a la ansiedad que provoca. Si un niño con sobrepeso aprende en la televisión lo importante que es mantener la forma de una manera exagerada, va a desarrollar complejos y consecuentemente seguirá los consejos y las dietas que digan en la televisión, aparte de los valores erróneos que estará asimilando.

Mas que la mitad de la publicidad contiene información errónea, engañosa o ambas, pero que los niños creen como verdadera. De tal manera que, la televisión no sólo ofrece sino que impone experiencias y condicionantes a nuestros niños, pues ellos son el principal blanco hacia el cual van dirigidos la mayoría de los anuncios comerciales.

 


Efectos de la publicidad en nuestros jóvenes
Texto: http://www.anuncios-radio.com/web/noticias/efectos-negativos-de-la-publicidad-en-nuestros-jovenes-8.html

El estudio realizado por los profesores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra conjuntamente con el Consejo Audiovisual de Navarra, trata sobre los efectos de la publicidad en los jóvenes de hoy en día, y se llega a la conclusión de que los valores que se transmiten a través de los anuncios publicitarios ayudan o favorecen a que los adolescentes tengan actitudes de irresponsabilidad, consumismo y superficialidad ante la vida.

Los estereotipos que se muestran en los spots televisivos se ciñen a perfiles artificiales y lejanos a la vida real, bajo la ley de la estética ideal, presentando ideas superficiales sobre el colectivo juvenil. La fuerte presión que ejerce la publicidad sobre los menores, se convierte en perjudicial en la medida en que éstos reciben mensajes irreales que perciben como naturales, lo que puede producir una acusada insatisfacción al entrar en la edad adulta.

Imágenes atractivas, el gran valor que se otorga al ocio y al entretenimiento por encima de otros principios, los estereotipos sexuales inadecuados, estas son entre otras las ideas que se califican como perjudiciales e influyen negativamente en los valores que los adolescentes van absorbiendo a medida que se desarrollan. Finalmente, partiendo de estos resultados, se reclama un mayor compromiso para llevar a cabo una actuación conjunta, que se dirija a fomentar actitudes de responsabilidad, igualdad y trascendentalidad vital.






Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos