Verdades sobre la sal. Dieta baja en sodio. Comer sin sal.

Creado: 8/6/2012 | Modificado: 30/1/2013 5148 visitas | Ver todas Añadir comentario


Verdades sobre la sal es necesaria. Dieta baja en sodio. Comer sin sal

La sal es necesaria y consumirla trae beneficios

Cuando hablamos del consumo de sal generalmente se lo asocia a algo peligroso, aunque en realidad ésta es beneficiosa para nuestro organismo, cuando se la consume en la medida justa.

Nuestro cuerpo necesita de unos tres gramos de sal diariamente, de lo contrarío se pueden sufrir náuseas, y debilidad en general. El problema es que la mayoría de nosotros consumimos entre cinco y diez veces más de lo recomendable, y es allí cuando el consumo de sal se vuelve algo peligroso.

Los excesos de sal pueden generar no solo hipertensión, sino que también podemos sufrir desde la hinchazón de los tobillos, hasta desórdenes premenstruales.
 


El desafío con la sal está en que este elemento se encuentra en la mayoría de los alimentos, y es por eso que se vuelve difícil ingerir las cantidades justas sin pasarnos.

Lo ideal es acostumbrarse a comer sin sal, y para eso tenemos algunas recomendaciones:

- Sazonar los granos, el brócoli, y cualquier vegetal con una gota de aceite, un poco de jugo de limón, ajo o pimienta.
- Utilizar yerbas aromáticas y especias como albahaca o azafrán.
-Tener en el refrigerador alimentos bajos en sodio, como uvas, papaya, o manzanas.
- No salar la comida mientas se cocina, o sin haberla probado.
- Comer más frutas, vegetales, y jugos frescos.
- Evitar las sales de ajo, cebolla y apio.
- Esconder el salero, una buena técnica para que nos dé pereza poner sal en exceso a las comidas.

No hay que eliminar la sal de nuestra dieta porque nuestro cuerpo la necesita, pero si hay que aprender a consumirla con cuidado.

 



A continuación develaremos todos los mitos y verdades sobre la sal.

Función de la sal en nuestro organismo:
 


La sal hace mucho mas que solo dar sabor a nuestras comidas. No podemos prescindir de esta, la sale s esencial para la salud. El metabolismo no puede funcionar sin ella y este mineral es un electrolito que ayuda a mantener la función muscular y la hidratación corporal. Debido a esto, la podemos encontrar en pequeñas cantidades en las bebidas energéticas. Constantemente perdemos sal a través del sudor y de la orina, y si no la reponemos, podemos experimentar un descenso en nuestra presión sanguínea. El sodio viene a hacer el papel de una esponja, que ayuda a mantener los fluidos en tu sangre. Igualmente las personas que toman demasiada agua durante el día, puede hacer que bajen mucho sus niveles de sodio y desarrollar hiponatremia, una condición potencialmente mortal.


¿Cómo debe ser mí consumo de sal?

Si eres una persona sana, se recomienda que las personas de 14 anos solo deben consumir como máximo 2,300 miligramos de sal al día y 1,500 miligramos para personas de mediana edad, adultos mayores, afro americanos, personas con trastornos del riñón, hipertensión o diabetes. La realidad es que la mayoría de nosotros excedemos esa cantidad. Hasta el 77 porciento del sodio de la dieta proviene de la comida rápida y la preparada en los restaurantes. El 12 porciento se encuentra de forma natural en los alimentos y 5 porciento es añadido durante su preparación en los hogares. Si padeces de presión alta de seguro tu medico te recomendó suspender el consume de sal. El sodio provoca que tu organismo retenga más agua en la sangre, por lo tanto tu corazón tiene que bombear con mas fuerza, lo que al final eleva tu presión arterial. El consume elevado de sal puede ser peligroso también par alas personas que son sensible al sodio.

El que la sal por si misma sea o no peligrosa para tu salud, dependerá de la cantidad y la fuente de donde la consumas.

 



Dieta baja en sodio: comer sin sal

Cada día, consumimos de media unos 10 o 15 gr de sal (casi el doble de lo recomendado). Sin embargo, hay personas que por cuestiones de salud no pueden mantener este consumo, y encuentran problemas a la hora de planificar su dieta o de potenciar el sabor de los alimentos.

Acostumbrarse a comer sin sal es difícil, especialmente si estamos acostumbrados a comidas saladas. Pero es fundamental controlar este tema, ya que un exceso de sodio (la sal es la forma más común de sodio) puede causar problemas cómo la hipertensión -la razón más habitual por la que se restringe el consumo de sodio-, apoplejias, inflamación de encías y aparato digestivo y enfermedades de los riñones.

¿Quieres saber qué alimentos te convienen si sigues una dieta pobre en sodio? ¿Quieres saber cómo cocinar para que los alimentos sean más sabrosos?

Las recomendaciones que siguen a continuación son apropiadas para personas que sigan una dieta baja en sodio normal, es decir, que puedan consumir como máximo unos 5 gr de sal al día. No hay que olvidar que además de la sal que añadimos a las comidas, muchos alimentos llevan una composición alta en sodio de forma natural. En todo caso, ante cualquier duda sobre lo que puedes o no comer, consulta a tu médico.

 

1. ¿Cuáles son los alimentos más peligrosos por su alto contenido en sal?
- Sal de cualquier tipo (evidente)
- Carnes y pescados ahumados, salados o curados.
- Caviar
- Embutidos
- Quesos (a excepción del queso fresco)
- Pan con sal
- Sopas de sobre y en cubitos, purés instantáneos
- Espinacas
- Snacks salados (patatas fritas, fritos, pepinillos, etc)
- Pastelería industrial
- Mantequilla y margarina con sal
- Conservas
- Bebidas gaseosas

2. ¿Qué alimentos cuentan con menos sal?
- Frutas como las manzanas, las ciruelas, las moras, los melocotones, las naranjas o las cerezas
- Arroz blanco cocido
- Frutos secos sin sal
- Col
- Brécol
- Calabacín
- Leche
- Patatas
- Judías

3. ¿Cómo potenciar el sabor a la hora de cocinar?
Para cocinar sin sal y poder disfrutar comiendo es fundamental potenciar el sabor natural de los alimentos. ¿Cómo?
- Cociendo los alimentos al vapor
- En guisos y estofados a la plancha
- Al “papillote” ( envuelto en papel resistente al calor y al horno)
- Utilizando aceite con sabor (como el de oliva)
- Utilizando potenciadores de sabor de diferentes tipos como vinagre, limón, ajo, cebolla, pimienta, pimentón, romero, laurel, azafrán, albahaca, orégano, perejil, tomillo, menta…

Verás como, una vez que te acostumbres, acabarás prefiriendo esta forma más variada de cocinar.

Notas:
Texto 1:
http://www.otramedicina.com/2008/07/15/la-sal-es-necesaria-y-consumirla-trae-beneficios
Texto 2: http://www.gisellemueses.com/gm/index.php?option=com_content&view=article&id=57:verdades-sobre-el-azucar-y-la-sal&catid=16:nutricion&Itemid=17
Texto 3: http://www.salood.com/dieta-baja-en-sodio-comer-sin-sa/