Mandamientos de un perdedor. Primera parte.

Creado: 15/11/2012 | Modificado: 30/1/2013 1611 visitas | Ver todas Añadir comentario



Mandamientos de un perdedor. Primera parte.
 
Texto: http://www.companiamedica.com/desarrollo_interior/mandamientos_de_un_perdedor.html

Mientras todos escalan ellos suelen estancarse. Ya no pueden bajar más su nivel, porque están en el punto cero. Son las personas consideradas por la sociedad como "perdedoras", un adjetivo que nadie quisiera llevar.

¿Se imagina usted elaborando un perfil de su hoja de vida y no tener nada qué decir?
¿Se imagina llegar a los 70 o más años y decirse en qué momento se me fue la vida?
Algunas personas no viven su vida, sólo dejan que ésta las arrastre.

Pero, ¿por qué permiten que esto pase?
Existen algunos ítems que usted podrá notar en ellas y que suelen ser muy frecuentes.
Para detectar un 'perdedor', conozca las reglas que los rigen en sus vidas y evite caer en ellas.

“La palabra más fea del léxico para todo hombre o mujer exitosa sería 'perdedor'. Pero algunas personas llevan ese gran rótulo mientras la vida los sigue arrastrando. Conozca los mandamientos de un perdedor y evite caer en ellos”.
 


LAS DIEZ REGLAS DEL PERDEDOR.

PRIMERA REGLA: APLACE TODO

Aplica muy bien el conocido refrán "no dejes para mañana lo que puedes hacer pasado mañana". Son personas que esperan que el tiempo los presione, pero aún así, tienen la excusa perfecta para decir "no puedo entregarlo a tiempo". Este tipo de personas han perdido hasta la vergüenza, pues no se sonrojan así de-penda de ellos un informe final, un trabajo para la universidad, el pago de las pensiones de sus hijos.

SEGUNDA REGLA: QUÉJESE DE TODO

"Es que no me siento a gusto con la empresa". "Este trabajo es absorbente". "Con este sol cómo se trabaja". "Con lluvia no puedo ir a visitar a mis clientes". "Qué trancón, mejor me quedo en casa". Este discurso suele ser constante en este tipo de personas. Ante tanta queja todos se alejan de ellos y no sólo eso, contagian de pesimismo a los que se quedan.

TERCERA REGLA: LOS OTROS SON LOS CULPABLES

Algo así como "yo no tengo velas en ese entierro". Los perdedores suelen descargar sus responsabilidades en otros, siempre tendrán la respuesta para salir bien librados, aunque todo el mundo sepa qué de ellos dependía determinado resultado. Desde el plano personal, viven echándoles la culpa a sus padres, a sus hermanos, al desempleo, por no haber logrado nada en la vida.

CUARTA REGLA: ME VOY, AQUÍ NO ENCAJO

Por lo general suelen aislarse cuando ven que los demás no les creen sus mentiras, sus aplazamientos, sus evasivas, su falta de responsabilidad. Hacen lo imposible' para permanecer con un bajo perfil en las instituciones, pero al final, cuando ya nadie les cree, prefieren aislarse, huir y empezar con su repertorio y estilo de vida en otro lugar.

QUINTA REGLA: DEJAR QUE OTROS DECIDAN POR USTED

En palabras coloquiales "tirarle la bola al otro". Algunas personas dejan que las decisiones tanto simples como trascendentales, sean tomadas por terceros. Detrás de esta reacción puede estar el miedo a asumir responsabilidades.

SEXTA REGLA: NO SE ACTUALICE

"No sabe ni donde están parados". Suelen estar desconectados de la realidad mundial, no escuchan noticias, poco se informan, nada les interesa y se escudan en frases como "todo me resbala". A ese tipo de personas seguro les resbalará un buen puesto, una buena oportunidad en la vida.

SÉPTIMA REGLA: DARSE TODO EL CRÉDITO DE LO BUENO

Existe una señal bastante particular en una persona perdedora. Suele estar ufanándose a los cuatro vientos cuántas cosas sabe. Él mismo es capaz de hacerse campaña para no terminar relegado. Por eso intenta contra capa y espada que todos admiren sus pocos logros, incluso esos que se quedaron en el pasado.

OCTAVA REGLA: IMPROVISAR

Son personas que todo el tiempo viven improvisando porque nunca tienen una respuesta argumentada, en sus proyectos laborales, en su vida personal. Van con rienda suelta por la vida.

NOVENA REGLA: NO CORREN RIESGOS

"Para dónde va Vicente, pa' donde va la gente". No hay nada más que decir al respecto, son personas tan planas que temen asumir riesgos, le temen a lo desconocido y son tan negativas que desde antes están pensando en su fracaso.

DÉCIMA REGLA: SENTARSE A ESPERAR QUE TODO SALGA BIEN

Como se dice comúnmente, esperar que del cielo le lluevan las propuestas. Son personas que en el sentido literal de la palabra se sientan a esperar. Viven todo el tiempo contagiadas de pereza, con falta de iniciativas. Tarde o temprano les aplicará el conocido refrán “a camarón que se duerme, se lo lleva la corrientes”.




Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos