Relaciones de pareja

Creado: 28/5/2012 | Modificado: 30/1/2013 2168 visitas | Ver todas Añadir comentario



Relaciones de pareja (Cómo ganar amigos e influir en las personas)
 
CÓMO GANAR AMIGOS E INFLUIR EN LOS DEMÁS. ELIA ROCA
Resumen y adaptación del libro del mismo título de D. Carnegie. Ver bibliografía de autoayuda recomendada en web de Elia Roca.
Texto: http://www.cop.es/colegiados/PV00520/comoganaramigos.pdf  

26. RELACIONES DE PAREJA


No regañar. Regañando no harás cambiar al otro; sólo producirás odio, resentimiento, y alejamiento. No hay que inmiscuirse en los modos particulares de ser feliz el otro, siempre que esos modos no pretendan inmiscuirse con violencia en los tuyos.

El buen éxito en la relación de pareja no consiste solo en encontrar la persona adecuada. Es necesario también ser la persona debida.

No trates de cambiar la forma de ser de tu cónyuge. No le critiques. Alimenta su autoestima demostrándole aprecio y devoción. Pon atención en los pequeños detalles. Lo trivial entra en el fondo de casi todos los casos de infelicidad matrimonial. La actitud más conveniente es pensar “sólo viviré este momento una vez. Por tanto, todo el bien que pueda hacer, todo lo positivo que pueda aportar a esta persona, ha de ser ahora. No he de diferirlo ni descuidarlo, porque nunca volverá a repetirse esta circunstancia”.

La grosería es la enfermedad que acaba con el cariño, pero solemos ser más corteses con los extraños que con los nuestros. Sólo a los miembros de nuestra familia, que son las personas más cercanas e importantes para nosotros, se nos ocurre insultarlas por sus defectos triviales. Las únicas personas que suelen decirnos cosas mezquinas, insultantes, e hirientes son las de nuestras casas.



La cortesía es “la cualidad que pasa por alto la verja rota y llama la atención hacia las flores que crecen dentro” y es tan importante para una relación de pareja como el aceite para un motor. Muchos hombres que no pensarían siquiera en hablar con brusquedad a un cliente, o a un compañero de trabajo, suelen gritar a sus esposas; aunque para su felicidad personal, el matrimonio es mucho más importante que su negocio.

El hombre común que es feliz en su matrimonio, lo es mucho más que el genio que vive en soledad. Sé cortés. En la pareja (y en casi todas las relaciones interpersonales), no queda sitio para la espontaneidad. Es terreno para la diplomacia.


GUÍA PARA EVITAR DISCUSIONES DE PAREJA

Del libro de Costa y Serrat “Terapia de parejas”

Cuando uno no quiere, dos no se pelean. Eres responsable, en parte, del comportamiento de tu pareja y puedes influir en él. Si no deseas tener una discusión, puedes evitarla.

Veamos dos estrategias a seguir cuando tu pareja hace algo que te molesta seriamente.

Puedes intentar preferentemente la 1ª y, cuando no de resultado, la 2ª.

1) Relajación. Contar hasta 10 antes de contestar y pensar en lo que vas a decir. Después exprésale como te sientes y señala como te gustaría que se comportase.

2) Relajación. Contar hasta 10 antes de contestar y pensar en lo que vas a decir o hacer. Después usar el tiempo fuera diciéndole “me voy hasta que estés (o estemos) más tranquilos”.

 


- No puedes no-comunicarte, siempre estamos comunicando algo con nuestra conducta. Por ej., si llegas a casa y sin saludar te sientas a leer, estás comunicando enfado, indiferencia,…

- Hay que cuidar la comunicación no-verbal tanto o más que la verbal.

- Recuerda que la buena comunicación es aquella que permite que el otro perciba lo que queremos comunicarle.

- Especifica lo que te gusta y lo que te desagrada de la conducta de tu pareja, poniendo el énfasis en lo que te agrada. Pon ejemplos concretos.

- Haz peticiones pero no exijas. Las peticiones muestran respeto por el otro y así es más fácil que el otro quiera colaborar.

- Haz preguntas y sugerencias, no acusaciones. Las acusaciones ponen a la gente a la defensiva y raramente ayudan a encontrar soluciones.

- No adivines el pensamiento al otro, es mejor que le preguntes.

- Habla de su comportamiento, no de lo que es. El objetivo es cambiar conductas y poner etiquetas negativas dificulta la comunicación. Céntrate en el tema del que estáis tratando.

- Plantea los problemas, no los acumules; porque si no los vas afrontando, el resentimiento te hará explotar en el momento menos oportuno.

- Escucha al otro cuando habla. No le interrumpas.

- Acepta tus fallos o tus responsabilidades. No presentes contraquejas cuando te las planteen. Recuerda que tienes derecho a cometer errores o a tener limitaciones.

- Ofrece soluciones. Trata de llegar a un acuerdo.

- Pregunta al otro qué ha entendido, por si fuese necesario explicar con más claridad.

- Haz ver al otro que le has entendido, resumiendo a tu manera el contenido de sus mensajes
y peticiones.

- Evita: hacer críticas o comentarios negativos y utilizar el sarcasmo o la ironía.

- Pregúntale qué puedes hacer para mejorar las cosas

- Expresa tu satisfacción por las cosas que ha hecho tu pareja, que te agradan

- Interésate por sus actividades

- Céntrate en lo actual y no saques a relucir cosas pasadas

- Busca un ambiente facilitador y apropiado para hablar de cosas que suelen ser conflictivas, con tranquilidad e intimidad; con bebida, música,…

- Sorprende a tu pareja de vez en cuando con algo agradable, comprándole algo que le guste, etc.

- No te sientas obligado a contarle todo. No le digas verdades que pueden hacerle daño sobre cosas que ya no pueden cambiarse y que se sentirá mejor si las ignora.


 

Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos