Claves de la buena suerte

Creado: 30/4/2013 | Modificado: 27/4/2013 1820 visitas | Ver todas Añadir comentario



Claves de la buena suerte

Primera parte


En una ocasión vi un programa de televisión en el que hablaban de la suerte y según el psicólogo inglés Richard Wiseman las personas que tienen buena suerte se distinguen de las demás por su forma de actuar o pensar. En su libro: “The Luck Factor – Changing Your Luck, Changing Your Life: The Four Essential Priciples ( El factor suerte – Cambiando su suerte, cambiando su vida: los 4 principios fundamentales ), explica cuatro principios basados en desarrollo personal que, cuando bien aplicados, hacen atraer su suerte a las personas.

Uno de ellos dice que cuando la situación se vuelve desagradable, las personas que tienen buena suerte intentan transformar lo bueno en malo, estudiando lo bueno que pueden conseguir, a parte de que éstas personas siempre están abiertas a las ocasiones que se les puedan presentar.

De lo contrario, las personas que creen no tener suerte viven fijas en sus costumbres y no están dispuestas a cambiar, porque les asusta lo nuevo.

Richard Wiseman ha creado “ La escuela de la suerte”(1), en la que se enseña o ayuda a la gente a pensar en positivo y también se las enseña a organizarse aumentando su crecimiento personal.

Los cuatro pasos de los que le hablaba son:

Aumenta las casualidades. Las personas con suerte son astutas a la hora de crear, descubrir o actuar, buscando ocasiones. Utilizan varios métodos que llevan a cabo: buscan y mantienen buenas relaciones, toman una buena posición ante la vida y están siempre dispuestas a los cambios.

Escucha tus presentimientos. A veces tomamos decisiones que surgen de escuchar la intuición y las corazonadas. Aquellas personas que tienen buena suerte intentan aumentar sus cualidades, meditando y limpiando la mente, por ejemplo.

Esperar la buena suerte. Las personas con suerte siempre piensan en positivo y siempre saben que el futuro será genial, por eso ante el fracaso, esta actitud les ayuda a superarlo o a ganar un jamon artesano reserva.

Invertir la suerte. Los afortunados enfrentan o esquivan lo malo que les pueda pasar. Piensan que las cosas podrían haber sido peores y no se detienen en lo desagradable, siempre dominan la situación.

No caer en una enfermedad: es muy importante que mientras estemos en una época de buena suerte, no contraigamos ninguna enfermedad como pueda ser la gripe, tuberculosis o la última que está tan de moda: tripofobia

Segùn Wiseman hay que pensar en positivo siempre, no aferrarse a lo malo, así seremos mucho más felices.

Vanessa Arjona


(1)
En ella, se enseña a creer en la propia buena suerte, para propiciar activamente las oportunidades y crear nuevas posibilidades de que se produzcan. Y los resultados no pudieron ser más positivos y reveladores ya que, el 80% de quienes probaron a estar receptivos y predispuestos a creer en su buena suerte, durante el primer mes, mejoraron sus condiciones de vida de forma, en algunos casos, extraordinaria.


Segunda parte


Ni cruzar los dedos, ni tampoco evitar pasar por debajo de una escalera. Tampoco buscar un trébol de cuatro hojas. Ni siquiera esquivar un gato negro. Para llamar a la buena suerte hay formas mucho más científicamente refrendadas.

Acostumbramos a cometer dos errores fundamentales a la hora de valorar nuestra suerte.

- El primero es pensar que somos responsables de nuestra buena suerte, pero no solemos creer que somos responsables de nuestra mala suerte.

- El segundo es que la suerte sólo favorece a aquéllos que están en el lugar adecuado en el momento adecuado, cuando en realidad todo depende de tener la mentalidad adecuada: prestar atención a las oportunidades que se nos presentan y exprimirlas.


Richard Wiseman es un académico inglés bastante particular. Está a punto de cumplir cincuenta años, es calvo y tiene perilla, lo cual le da cierto aire de actor de cine, y también es un enamorado de la magia: de adolescente formó parte del célebre Magic Circle de Londres y actuó en el legendario Magic Castle de Hollywood. Con todo, Wiseman trabaja en la Universidad de Hertfordshire, en el sur de Inglaterra, y ocupa la única cátedra que existe en el Reino Unido de Entendimiento Público de la Psicología.

Además de ser un eterno investigador de los entresijos de la conducta humana, también fue el buscador del chiste más divertido del mundo y de la frase para ligar más ingeniosa. Y se ha convertido en uno de los grandes estudiosos de la suerte (incluso ha fundado la llamada Escuela de la Suerte).

A su juicio, sólo el 10 % de nuestra existencia es aleatoria; el 90 % restante se define por nuestra forma de pensar.

Wiseman dedicó una década a estudiar a las personas que se consideraban afortunadas, así como a las personas que se consideraban desafortunadas. Llegó a la conclusión de que hay básicamente tres factores para explicar por qué las cosas buenas siempre pasan a las mismas personas, que fueron desarrolladas en su obra Nadie nace con suerte.

Primer Factor: los individuos con suerte acostumbran a hacer caso a sus corazonadas. Los desafortunados ignoran su propia intuición y luego se arrepienten de la decisión tomada. Con la suerte se pone en funcionamiento la inteligencia intuitiva que defiende Malcolm Gladwell en su libro titulado, precisamente, Inteligencia intuitiva.

Segundo Factor: los individuos con suerte perseveran cuando sufren un fracaso, mostrándose siempre optimistas: acostumbran a pensar que sucederán cosas buenas.

Tercer Factor: los individuos con suerte tienen la habilidad de convertir la mala suerte en buena suerte. Ante la obligación de llevar a cabo un cambio, los afortunados suelen afrontar el cambio como algo deseado o positivo. Los psicólogos llaman a esta capacidad «mentalidad de inversión»: poder imaginar al instante que las cosas podrían haber sido mucho peores, pero que afortunadamente no lo son.

Ben Sherwood, en su libro El club de los supervivientes, abunda en esta sensación refiriéndose a lo que ocurrió entre los atletas que participaron en los Juegos Olímpicos de 1992 en Barcelona, que fueron estudiados por los psicólogos de la Universidad de Cornell: los ganadores de la medalla de bronce eran más felices que los atletas que ganaron la medalla de plata, «resultó que los medallistas de plata se sentían muy frustrados al pensar que “estuvieron a punto de ganar la medalla de oro” No contextualizaron su gloria en el triunfo sobre otro deportista olímpico, sino en su derrota en la final.»


Tercer parte


El profesor Richard Wiseman puede determinar si usted es una persona con suerte o no dándole un periódico y pidiéndole que cuente las fotografías. Algunas personas terminan en unos segundos, mientras otras tardan un par de minutos.

El motivo de la diferencia no es la habilidad de contar rápido. El secreto está en la página 2, donde Wiseman puso un enorme cartel con letras de 3 centímetros que dice: “Deje de contar. Hay 43 fotografías en todo el diario”. Mucha gente no
ve este enorme titular del diario. Están demasiado ocupados contando fotos. El enorme mensaje no es una trampa. De verdad hay 43 fotos en el diario. Wiseman descubrió que si uno ve el anuncio es probable que sea una persona con suerte, abierta a oportunidades aleatorias. Por el contrario, si no se lo ve, por lo general se trata de una persona con poca suerte, que probablemente pierda grandes oportunidades en la vida.

Los psicólogos lo denominan “ceguera por falta de atención”: no ven ciertas cosas cuando no estamos prestando atención de verdad. Uno de los estudios más famosos de ceguera por falta de atención fue realizado por Daniel Simons y Christopher Chabris en el hall del piso 15 del departamento de psicología de Harvard. Un equipo de jugadores con remera blanca y otro equipo con remera negra se pasan un par de pelotas de básquet entre ellos. Se les pidió a un grupo de personas que miraran el video de este ejercicio de pases y que contaran la cantidad de veces que el equipo blanco se pasaba la pelota. Después de 45 segundos en una de las versiones del video, una mujer disfrazada de gorila entra caminando hasta el centro de la escena. Durante cinco segundos se ve al gorila, grande y peludo, en plena pantalla. Sorprendentemente, el 56 por ciento ni siquiera vio al gorila. En otro video, el gorila se detiene, mira la cámara, se golpea el pecho, y luego sigue su camino. Su intervención es de 9 segundos, nuevamente, sólo el 50 por ciento vio al visitante inesperado. ¿Cómo puede uno no ver un gorila? ¿Y cómo se relaciona esto con la supervivencia? El profesor Simon ahora enseña psicología en la Universidad de Illinois.

La principal lección, y sorpresa, del experimento con el gorila, según relata Simon, es lo fácil que es no ver algo tan obvio como un gorila. Según Wiseman, la gente con suerte, por lo general, son más relajados y abiertos a las posibilidades de la vida y los que tienen mala suerte son más rígidos, nerviosos y cerrados.


Cuarta parte


Todos conocemos a personas que parece que la vida les sonríe. Suelen estar en el lugar preciso, en el momento adecuado, y decimos “tiene buena suerte”, “es afortunado”.

Esta semana leía sobre la existencia de una Escuela de la Buena Suerte, fundada por el Profesor Richard Wiseman.
Wiseman es un investigador y profesor británico que usa métodos científicos para investigar aspectos curiosos de la vida cotidiana.

Comenzó su carrera profesional trabajando como mago y después estudió y se doctoró en Psicología. Desde 1995, dirige un departamento de investigación en la Universidad de Hertfordshire, donde estudia fenómenos curiosos como el engaño, la suerte, y otros temas del comportamiento humano no estudiados habitualmente por la psicología.

Durante años, Wiseman entrevistó y realizó estudios con personas afortunadas. Sus conclusiones están recogidas en el libro “The Luck Factor”.

En resumen, las personas que disfrutan de buena suerte tienen en común estas 4 formas de pensar y actuar:

1. Saben ver, aprovechar, y crear oportunidades. Tienen una actitud abierta hacia la vida y las demás personas.
2. Prestan atención no solo a su razón sino también a su intuición.
3. Esperan cosas buenas de la vida. Tienen confianza y esperanza en que el futuro será mejor.
4. Ven el lado positivo en lo que les ocurre. Intentan ser constructivos en todo momento a pesar de las posibles dificultades que les puedan surgir.

La buena predisposición y actitud de la persona parece ser un factor clave para la buena suerte, y esto depende en gran parte de uno mismo.

Uno de los experimentos que Wiseman realizó consistía en el siguiente ejercicio: les pedía a los entrevistados que contasen el número de fotografías que había en un periódico. En la 2ª página, había un anuncio que decía “deje de contar, en este periódico hay 43 fotografías”. Solo unos pocos afortunados vieron este mensaje. En un segundo paso, Wiseman colocó un anuncio en el que se podía leer: “Deje de contar. Dígale al controlador que ha visto este anuncio y ganará 250 dólares”. De nuevo, muy pocos lo vieron. La mayoría estaban tensos y preocupados por contar las imágenes y pasaron por alto estas oportunidades de buena suerte.

En la Escuela de la Suerte, durante un mes, preparan a los alumnos para:

* estar más atentos a las oportunidades que les pueden surgir
* ser menos rutinarios en su vida diaria y potenciar su creatividad
* entrenarse para ver lo positivo en las situaciones.

Al parecer, una gran mayoría (el 80 %), dice salir sintiéndose mejor y un poco más abiertos a encontrar su buena suerte.

La suerte depende de uno mismo. Las oportunidades están ahí para todos. Quizás potenciando estas claves podamos sentirnos un poco más afortunados.

Hasta pronto y ¡buena suerte!


Sobre la autora:

Ana Molina es Licenciada en Administración de Empresa por Bentley College (EEUU) y especialista en Técnicas para el Bienestar personal y Rendimiento profesional. Basa su trabajo en el Método TRCD.


Fuentes:

Texto: http://www.sociedadabierta.es/los-principios-basicos-de-la-buena-suerte/
Texto: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/tres-factores-que-influyen-en-tu-suerte-segun-richard-wiseman
Texto: http://www.prog-edu.org/taller-scratch/ceguera-inatencional.pdf
Texto: http://www.anamolina.es/4-claves-para-crear-buena-suerte/



Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos