Devolver a la escuela su papel de instrucción

Creado: 3/12/2012 | Modificado: 30/1/2013 1211 visitas | Ver todas Añadir comentario



Devolver a la escuela su papel de instrucción

Texto: http://www.abc.es/20101019/sociedad/devolver-escuela-201010190508.html
ALFONSO ARMADA

Hay consenso acerca del carácter desastroso del sistema educativo español, pero diversidad de apreciaciones sobre la crisis de valores, que acaso deberían enseñarse en ámbitos familiares y comunitarios, más que en el colegio

1.¿Cuál es su diagnóstico de la educación en España? 2..¿Estamos en crisis de valores? 3. ¿Qué hacer?

1. El sistema educativo en España es nefasto. La promulgación de la LOGSE (y la de sus reformas y secuelas) ha provocado el éxodo masivo de la clase media hacia la enseñanza privada. La enseñanza pública, en la actualidad, ha perdido buena parte del prestigio que tuvo hasta finales de los años ochenta. Ya no cumple su principal misión, que es la de transmitir conocimientos y formar intelectualmente a los ciudadanos.
 


Juan Antonio Rodríguez Tous,
profesor de Filosofía


2. Los valores asociados a la educación están en crisis, pero esta crisis -aunque tiene una dimensión social-, es, ante todo, política. El deterioro de la función docente es el efecto directo de la LOGSE. En contra de la opinión común, la realidad social no siempre se refleja en las leyes. En muchos casos (la LOGSE es un buen ejemplo) es la ley la que crea realidad social, la que modifica conductas o situaciones, la que destruye y construye «valores», «objetivos» y resultados.

3. Es preciso cambiar por completo el sistema educativo. Es cierto que se han sucedido en los últimos años diversas leyes orgánicas, pero todas cortadas por el mismo patrón perverso. El espíritu de la nueva y necesaria ley orgánica podría resumirse en un único principio: no existe el derecho a la educación sin la previa obligación de estudiar.
 





Francisco Rodríguez Adrados, filólogo y académico


1.¿Cuál es su diagnóstico de la educación en España? 2..¿Estamos en crisis de valores? 3. ¿Qué hacer?

1. La enseñanza secundaria de alto nivel está en crisis, de resultas de la Ley General de Educación del 70, de la LOGSE del 90 y de la nueva Ley del 06. Y la enseñanza universitaria está comenzando a recibir el impacto negativo del plan de Bolonia, que significa una rebaja de lo que había. Se mantienen la enseñanza primaria y las especializaciones científicas.

2. Sí, desde luego. Basta ver los periódicos para escandalizarnos, entre mil cosas, por el comportamiento de los fotógrafos y demás con Isabel Pantoja o por las últimas noticias sobre la tragedia vasca, con el presidente socialista contra los socialistas y aliado al PNV, su rival de siempre, y dejando en ridículo a quienes derrotaron al PNV en elecciones democráticas. Todo impresentable. Y es ya lo habitual.

3. Es claro que el ideal del rebajamiento del esfuerzo y de la vida fácil ha calado demasiado. Muchos lo consideramos una falta de decoro y procuramos no dejarnos desmoralizar por ello. Habría que no publicitar tanto esas conductas. Los medios de comunicación tienen mucha culpa.
 




Jon Juaristi, ensayista y escritor
1. La situación, en general, no es buena, como lo demuestran los índices de fracaso escolar y el pobre nivel de conocimientos con el que llegan los bachilleres a la universidad, que desmiente las expectativas optimistas alimentadas por las pruebas de acceso. Por otra parte, un paro juvenil en torno al 40 por ciento demuestra que el sistema educativo español no posee siquiera una dimensión «profesionalizante», como se dice ahora, mínimamente eficaz.
 


2. La educación falla también en este aspecto, pero no creo que sea su principal problema. Los valores no los transmite la escuela, o no fundamentalmente la escuela, por lo menos. Los ámbitos decisivos de la educación en valores son los familiares y comunitarios, no el escolar. Es inútil pretender inculcar desde el aula valores patrióticos, religiosos y morales si falla la ejemplaridad pública o privada. Empecinarse en hacer de la escuela un instrumento para la recuperación de valores que fuera de ella están en declive me parece un programa condenado al fracaso (y que puede llevarse por delante a la propia escuela).

3. Hay que devolver a la escuela su función primordial de instrucción. La escuela debe transmitir unos saberes y contribuir a formar elites capaces de dar continuidad a esa función. Eso implica altos niveles de rutina, exigencia en el estudio, selección rigurosa de los mejores y diversidad de modelos. No deben ser los mismos para alumnos de capacidades e intereses distintos, porque los modelos únicos imponen una nivelación a la baja: desaniman a los más capaces, frustran a los más esforzados y amplían el número de los indolentes.





Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos