Cómo perder el miedo a volar

Creado: 18/9/2012 | Modificado: 23/1/2013 1572 visitas | Ver todas Añadir comentario



Cómo perder el miedo a volar
 
Texto: http://viajes.practicopedia.lainformacion.com/consejos-para-viajar/como-perder-el-miedo-a-volar-10166



 

1. Una construcción y un mantenimiento de primera calidad.

Si por algo se caracteriza la industria aeronáutica es por los estrictos controles de seguridad y de calidad que siguen los aviones, tanto en su fabricación como en su mantenimiento. El entrenamiento de las tripulaciones es igualmente riguroso, de tal manera que cuando el pasajero entra en el avión, puede tener la seguridad de estar en las mejores manos y de viajar en el medio de transporte más seguro que existe.

2. ¿Una parada de motor al despegar?

En el muy improbable caso de que una de las turbinas sufriera un fallo al despegar, hay que tener la seguridad de que no pasa nada, el vuelo no corre peligro y el avión puede continuar con su ascenso de manera completamente normal. Esto es así porque el peso máximo de despegue de un aeroplano se calcula tomando en consideración el tan sólo el 50% de la potencia total que le proporcionan todos sus motores.



3. Los flaps y el tren de aterrizaje..

Una vez la aeronave ha despegado, el pasaje oirá un ruido muy pronunciado seguido de un golpe seco. Es el tren de aterrizaje que sube, un procedimiento necesario y completamente normal. Cuando ya se ha alcanzado una determinada altitud y velocidad, el comandante empezará a replegar los flaps, una especie de 'chapas' situadas en el extremo posterior de las alas. Esto también producirá un sonido que se oirá en todo el avión, pero que también es completamente normal.

4. Las turbulencias.

Un porcentaje muy alto de personas con miedo a volar declara sentir pánico hacia las turbulencias. Hace falta saber que se trata de un fenómeno atmosférico completamente normal que nunca pone en peligro la seguridad del vuelo. Un avión rara vez volará a través de turbulencias de más de grado dos, aunque está diseñado para atravesar, sin sufrir daños, inclemencias climáticas de grado 6, es decir, huracanes.


5. ¿Y si el avión se cae?

¡Es físicamente imposible que esto ocurra! Un aeroplano no puede desplomarse sin más y caer sin control hacia el suelo, un principio físico se lo impide, el mismo que hace que un pequeño avioncito de papel que se deja caer desde un sexto piso planee hacia el suelo. El aire que fluye por la parte superior e inferior de las alas de un avión genera sustentación, lo que provoca que, en caso de quedarse sin potencia, éste inicie un suave descenso hacia el suelo. Es más, todos los vuelos bajan planeando hasta llegar a su aeropuerto de destino, es una maniobra completamente normal.

6. El aterrizaje.

Cuando un avión inicia el descenso hacia su aeropuerto de destino es normal experimentar ciertas sensaciones 'atípicas' y escuchar una serie de sonidos. Una vez el aeroplano se encuentra a una altura y a una velocidad determinadas, el comandante desplegará los flaps, lo que provocará que los pasajeros sientan un pequeño frenazo. Esto es completamente normal si se tiene en cuenta que estos elementos aerodinámicos, de hecho, disminuyen la velocidad del avión. Por otra parte, el despliegue de estas 'chapas' provoca un sonido muy pronunciado, así como la bajada del tren de aterrizaje.

7. Estándares de seguridad sin precedentes.

El transporte aéreo no sólo es tan seguro por los estrictos controles de mantenimiento que siguen las aeronaves o por la alta cualificación de sus tripulaciones. Los sistemas de seguridad por los que tienen que pasar todos los pasajeros y su equipaje antes de subir a un avión garantizan que cuando éste despegue lo haga con la seguridad de que se sabe a ciencia cierta cuántas personas hay a bordo y qué lleva cada una de ellas en sus maletas y equipajes de mano.





Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos