10 reglas para la psicología de liderazgo

Creado: 26/4/2012 | Modificado: 23/1/2013 2963 visitas | Ver todas Añadir comentario



10 reglas para la psicología de liderazgo.

Autor: Iván Contreras. MBA Loyola College. Maryland. EE.UU

Década de los 30's: Gran depresión económica. Hawthorne realiza unos Experimentos en la fábrica Western Electric. Se produce con estos experimentos un gran descubrimiento: el mayor rendimiento no era producto de una modificación física, sino de una alteración psicológica. La era de las relaciones humanas ha comenzado.

Nacen las teorías psico-sociológicas del factor humano.
La motivación, la participación, la integración del hombre en la organización. Así llegamos a la época actual dominada por la idea de que hay que coordinar, compatibilizar, hacer coherente un conjunto de objetivos organizativos y de objetos personales.
 


Identificar la motivación:
Los objetivos de una empresa solo puede lograrse con un personal motivado y la motivación solo surge cuando la dirección es capaz de hacer compatibles los objetivos de los individuos con los de la organización.

Facilitar la comunicación:
No es posible conocer los factores de motivación del personal sin una comunicación frecuente y abierta.
La dirección tiene que conocer los procesos de comunicación, las barreras que se interponen entre el estímulo del emisor y la respuesta del receptor y saber hacerlas saltar. Tiene que saber algo de análisis transaccional.

Generar el cambio:
La única constante de nuestro tiempo es la aceleración del cambio. Lo que hay que hacer, entonces, es anticiparse a los cambios, generar los cambios. Aceptar el cambio como filosofía.

Formar equipos:
La especialización sigue siendo una absoluta necesidad. Pero esta especialización no es compatible con la necesidad de trabajar en equipo, que supone un grado superior de integración, con un acuerdo sobre los objetivos, con una mayor cohesión y más prolongada permanencia.
Las casillas de un organigrama funcional son grupos establecidos en función de especialidades. La responsabilidad de la dirección es pasar el grupo al equipo y luego a la red de equipos integrados.

Fomentar la participación:
La dirección tiene que abandonar principios, hábitos y actitudes autoritarias autocríticas o paternalistas. La dirección tiene que facilitar la discusión en todos los procesos de gestión e incluso “negociar” (objetivos, políticas) en el sentido de que el consenso y la aceptación sean todo lo globales posibles.

Afrontar los conflictos:
El conflicto es inevitable. No hay que negarlo, sino afrontarlos.

Fomentar la creatividad:
Innovar es más bien un proceso de mejora continua. Y ello requiere que los hombres en la empresa empleen los dos hemisferios cerebrales. La dirección tiene que ser capaz de que sus hombres sean capaces de distinguir entre ideas y soluciones y de buscar las soluciones más eficaces por el procedimiento de generar el mayor número posible de ideas.

Desarrollar capacidades:
La dirección tiene que hacer que los hombres mejoren sus conocimientos, sus destrezas, hábitos y actitudes. La dirección ha de ocuparse de la formación personal a todos los niveles, que además, es un fuerte factor de motivación para la mayoría de las personas. Esta formación ha de ser permanente.


Sensibilidad y responsabilidad social.

Crear y mantener la cultura. Elige un tema de tesis que responda al máximo a las características y demandas de tu contexto social, a los requerimientos del conocimiento académico universal y a las necesidades planteadas en el mercado de los conocimientos. El problema de investigación debe ser de alta relevancia, socialmente pertinente y de largo impacto en la sociedad (no obsolescente).




Contacto y comentarios
Puedes comentar este texto aquí: Comentarios
También puedes contactar con el administrador en este enlace: Contacto


Síguenos